¿Concilias o trabajas? Apúntate a la encuesta

Nano-resumen del post: Encuesta propia sobre la conciliación en empresa. Las mujeres ya no pueden más. Apúntate a realizarla. (102 caracteres)

Ya sabéis que soy un defensor del Women Power. Creo firmemente que las mujeres tienen mayor capacidad de adaptación a entornos cambiantes, mejor predisposición a liderar un futuro con gran carga social y sin duda tienen, en general, la visión más clara de los roles a desarrollar.

En las últimas semanas vengo encontrando un cierto desencanto en muchas conocidas por la práctica imposibilidad de coordinar trabajo y familia. Debe ser que después de un ligero descanso en verano, enfrentarse un año más a la realidad, está causando una mezcla de cansancio e irritación. Literalmente, no pueden más. Horarios leoninos, el traslado de ida y vuelta al lugar de trabajo es excesivo, incompatibilidad de horarios con los de los hijos y una estructura social-familiar aún de los años 60. En eso tenemos mucha culpa los hombres.

Logicamente se han ido transformando muchas cosas: leyes, empresas, relaciones contractuales laborales, participación del hombre en las labores familiares, etc.. pero la diferencia es que el tiempo pasa deprisa y la mujer, en general, no aguanta más. Esta no es la situación prometida. Es absurdo pensar que todos los esfuerzos que han empleado se queden en promesas o en cambios que tardarán años en producirse totalmente.

Es un tema complejo pues el horario laboral es en algunos casos inamovible. Comercios, Servicios médicos, ocio entre otros, son parte de nuestra sociedad y no tiene sentido modificarlos drásticamente. Sin embargo, hay absurdas decisiones que obligan a TODA una empresa a permanecer en sus oficinas más allá de una hora razonable simplemente "porque tiene que haber un horario de atención comercial". Es estúpido. Las personas de administración, marketing, técnicos, etc, no necesitan estar hasta las 7 de la tarde. Basta con tener un retén de personas que atiendan las posibles llamadas, y un eficiente servicio de atención telefónica al cliente. Cuestión que las nuevas tecnologías suplen con servicios externos de 24 horas.

Una persona que se despierta a las 7 de la mañana, se marche a las 8 a trabajar, entre a las 9 y tenga una jornada laboral de 8 horas y media (de Lunes a jueves) con una hora para comer y termine su trabajo a las 18:30, regrese a las 19:30 y aún tenga que hacer todo lo relacionado con su hogar.....¿ está motivada para trabajar a las 17 horas? ¿tiene capacidad de rendimiento 100 % a esas horas? ¿ es capaz de soportar una carga de estrés adicional si le planifican una "reunión urgente" 15 minutos antes de salir?

Porque no nos engañemos. La gran mayoría de las personas que organizan la casa, llevan a los niños al médico, hacen la cena y comida, y demás labores domésticas, son todavía hoy, las mujeres (ine, 2003). Aunque los hombres hemos avanzado y nos hemos incorporado a esta parcela de la vida, no lo hemos hecho en la medida requerida ni somos capaces de darle totalmente la vuelta a la tortilla.



Porque esto es una cadena. Influyen los horarios escolares, las actividades extraescolares, los cuidados por enfermedad del niño, las vacaciones estivales, las guarderías, los horarios laborales, las reuniones de padres, los viajes por trabajo, y un largo etcétera. No es una cuestión aislada. Es una demanda que está en la calle. La gente no puede más.

Y en las empresas que aún no lo han entendido, lo empiezan a notar. Sin personas motivadas, no hay ambientes sanos, se aparca la innovación y se fomenta el cumplimiento mínimo. Y así no hay resultados adecuados.

Para tener una visión de lo que está ocurriendo, he lanzado una encuesta breve de pocos puntos a todas las amigas, familiares, conocidas que conozco. Es muy corta y si alguien más se quiere apuntar a realizarla o las parejas de ellas os apetece hacérsela llegar, podéis solicitármela por mail a:

business-time[arroba]nespral[punto]com
se pone así para evitar spam. sustituir lo que está entre [] por el símbolo correcto.

En breve publicaré los resultados de esta mini-encuesta que lógicamente carece de valor científico pero nos puede dar una breve idea de lo conciliadas que están las empresas.

Por cierto, ¿ cuál sería vuestra solución?

Ultima hora: Me llama un familiar. En el colegio tienen que llevar disfrazados a los niños por el Halloween, lleva desesperada días con el disfraz, con la preparación. Necesita ayuda para llegar al trabajo en hora. Además le han comentado que la semana que viene un viajecito sorpresa al extranjero para reuniones absurdas de una semana entera. Así de golpe. Sin planificación, como si fuera tan fácil reorganizar y recolocar niños. Pero es que el mismo día le han anunciado que pese a su esfuerzo leonino (tiene jornada reducida, pero nadie que haga su trabajo en las horas que no está, por lo que sigue haciendo lo mismo en menos tiempo), el año que viene sólo le subirán un 3 % su sueldo mientras que a los jefes (que raro, hombres) se les suben mucho más. Y colorín colorado, con la motivación hemos topado.....


6 Comentarios:

FeLiPe RM dijo...

Yo estoy de acuerdo en todo lo que dices Dioni. Es más, creo que como bien dices, la "culpa" la tenemos en parte nosotros (por haber sido y continuar siendo machistas).

Eso si, chapó por tu mujer ;-)

Dioni F. Nespral dijo...

Bueno, hay ciertas cosas que son complejas de cambiar. A mi también me cuesta mucho.

Pero aunque colaboremos, el problema es más de las empresas, de la compatibilidad de horarios.

En las primeras encuestas que estoy recibiendo, se constata.

Saludos

Dioni

conchi dijo...

Muchas, muchísimas cosas podría decir aquí. Pero como hoy prometo no extenderme demasiado, tan sólo una reflexión: dónde queda la inteligencia de esos responsables que desperdician esa cantidad de buenas ideas, eficacia y eficiencia de muchas de sus empleadas tan sólo por no querer invertir un breve tiempo en buscar fórmulas que las mantengan "motivadas","activas" "creativas", "vivas"!!!!!. Es tan tremendamente difícil colaborar para que la conciliación exista?. Yo creo que no, que no es tan difícil, sólo HAY QUE QUERER! y ahí está el problema...

Buen post, como de costumbre. Te paso mis respuestas a tu encuesta en breve.

Besos

chari dijo...

El tema que planteas en el post es bastante complicado, Dioni.Lo que planteas tine mucho que ver con procesos históricos-culturales.Es cierto, no se ha avanzado lo suficiente en el reparto de las tareas en el seno de la familia pero también es cierto, que ese conocimiento se adquiere de generación en generación, por lo que es un cambio social no sólo de una generación,sino de varias.Seguramente,yo educaré a mis hijos con otras premisas que mi madre me ha educado a mi, o mi hermana educa a sus hijas (yo soy una tercera generación válida por la diferencia de edad entre las 3). Claro, nos encontramos con que esto es una generalidad,por lo que en el ámbito de la empresa está ocurriendo lo mismo,horarios,reuniones,etc.Horarios de hombres,impuestos por hombres, con educación tradicional, que seguramente tendrán a sus mujeres esclavizadas, si las tienen, y para colmo,seguramente ellas estarán encantadisimas porque su marido es tal o tiene aquel puesto. Ahora bien,creo que existe todo un salvaje mundo alrededor de la empresa, es la ley del más fuerte, o tú empresa o mi empresa (y corrigeme si me equivoco porque no me relaciono en ese mundo)y esto lleva a que cada vez, las políticas de empresas sean más crueles con las personas, sin tener en cuenta que tras esas personas,hay muchas otras...Vamos un Cuento de Navidad en pleno siglo xxI.
No quiero extenderme más, Dioni, aunque tendría muchas más cosas que decir. Mi conclusión es que sí, es problema de la empresa,pero en la empresa la dirigen personas,que son las que deben estar concienciadas con sus trabajadores, y todo ello parte de la educación, y la clase de educación que se necesita no será posible hasta que las generaciones venideras no tomen conciencia de ello...o eso, o que se cambien a los directivos de todas las empresas por jóvenes que tengan otro tipo de educación, pero seguramente será más improbable :)

Por cierto, la solución a el problema familiar, creo que el único recurso que le queda a esa persona, es lo que ya ha hecho, llamar a sus redes familiares, cualquier pariente cercano que le ayude a confeccionar los trajes para que ella pueda ir a tiempo al trabajo.El tema de los viajes,reuniones...hay momentos en la vida de una persona,en los que tiene que valorar lo que le compensa o no.

Un saludo.

Chari

Dioni Nespral dijo...

Hola Conchi

Efectivamente, hay que querer y no es tan dificil. Simplemente hya que valorar ciertos aspectos claves y gestionarlos de la mejor forma posible.

Otra cuestión son las escolares, donde debería haber cierta coordinación entre empresas-escuelas.

Pero lo más importante es que en estos momentos la fuerza de las personas pueden cambiar las cosas más de lo que las empresas se imaginan.

Saludos y gracias por pasar por acá.

Dioni Nespral dijo...

Gracias por el comentario Chari.

Es en sí un post. Yo que tu lo aprovecharia para que quedara en tu blog.

Efectivamente, estamos ante una situación que requiere de cambios rápidos para entornos que han cambiado, que habéis cambiado, a velocidad de vértigo. Ni está preparada la sociedad institucional o empresarial, ni estamos preparados los hombres.....

Es una mezcla entre querer y no poder. Pero tienen que entender las empresas que a ellas si les va la vida en esto porque hablamos de productividad y constancia en el trabajo.

Y en un mundo al que nos dirigimos "femenino" comercialmente, el papel de la mujer es imprescindible y ya va siendo hora de modificar aspectos estúpidos.

Un beso.