¡Quiero tener una idea......pero no tengo ni idea de cómo hacerlo!


Cuantas veces nos hemos hecho la pregunta “ ¿Cómo no se me habría ocurrido a mí? “, o aquello que las ideas suelen siempre venir en el momento menos apropiado y nos hemos dicho “ ¿Por qué no se me habría ocurrido antes?”. Así es. En nuestra vida pensamos constantemente y generamos ideas a diario, incluso durante el sueño, que dejamos escapar en el momento porque no nos son necesarias.

En su empresa, las cosas no son muy diferentes. Mire hacia el interior de su empresa. En el mundo de la empresa, los empleados de las oficinas,los trabajadores de las fábricas, los vendedores en la calle, nuestros clientes y consumidores, todos, absolutamente todos, generan ideas constantemente, a diferentes niveles y de distinta magnitud, pero ideas absolutamente extraordinarias. La pregunta es: ¿ Cómo hacer para conseguir saber todas las ideas, para almacenar todas las ocurrencias que sobre su empresa o departamento circulan por la mente de las personas?. Actúe. Mientras no actúe, las ideas desaparecen y se esfuman o bien, pasan a ser propiedad de su competencia, que es lo más habitual. Pero anímese, al menos ya sabe donde están las ideas.

Muchas de las grandes empresas, como IBM, SONY o GE, encontraron sus nuevas fuerzas en el interior de su organización. “La universidad” de GE en Crotonville (más conocida por “The Pit”) ha generado infinitas ideas que han permitido a la empresa lograr incrementos en ventas y beneficios absolutamente inimaginables. IBM y SONY despertaron de sus letargos gracias a los impulsos de inquietos empleados que insistieron hasta crear nuevos caminos. Y siguen despertando cada día. Leo en Redes Sociales, de Jose Antonio del Moral, la última iniciativa de IBM.

Lo primero que debe hacer es transformar el espíritu de colaboración. Liberar a sus empleados y clientes de las cadenas que les impiden expresarse.

En segundo lugar, no tenga miedo a cambiar usted mismo. Dé un paso adelante y cambie y progrese constantemente.

El siguiente paso es adecuar la empresa al cambio. Cree grupos que aporten las ideas que deseen a la solucion de esos problemas. (Sí admitalo, en su empresa también existen problemas). Deje que se trate de todo. Que su organización sea libre y cambiante.

Canalice esta nueva situación. Canalizar no es lo mismo que controlar. Acuda a expertos externos que le ayuden a crear una empresa dinámica. Se sorprenderá de los resultados y de las conclusiones. Y encontrará respuestas a numerosas preguntas que se había hecho durante años. Recuerde que “Uno nunca es tan inteligente como Todos”.

Las ideas son valores que debe preservar en su compañía. Motive a la gente a expresarlas, incentive (no siempre con dinero) las ideas.

Reinventese cada día. Nunca deje de hacerlo, sea perseverante. La constancia y el entusiasmo suelen ser a menudo las claves del éxito. Tómeselo en serio.

Experimente. Cuántos más experimentos realice, y en cuantos más fracase, más posibilidades tendrá de encontrar el éxito.

Por cierto, se me ha ocurrido una idea. Contrate a gente diferente, busque gente con diferentes perfiles a los que tiene. De edades distintas, de caracteres distintos. Las ideas muchas veces, vienen de donde uno menos se lo espera.

¿Cómo no se me habría ocurrido antes?.


2 Comentarios:

raul andrés dijo...

interesante Dioni gracias por compartir ;)

me siento muy identificado con todo lo que que has escrito y sobre todo con dormir, soñar y pensar a la vez... que cosa más curiosa que he leido a varios emprendedores que también les sucede, ¿será posible?

Dioni Nespral dijo...

Gracias Raul A.

Normalmente cuando se es emprendedor se tienen cantidad de ideas con lo que es posible hasta soñar con ellas. Lo importante es apuntarlas al despertarse, ¡que no se te olviden! ;-)