El amor de los RRHH





Cuando le conociste era guapo, incluso atractivo. Dominaba el arte de la galantería y no cesaba de regalarte detalles romáticos. Te tenía ensimismada. No había nada más en el universo. no existían las horas, ni los días. El tiempo era fantástico y le perdonabas todo. Pensabas que la vida seria perfecta junto a él y te imaginabas la vejez a su lado. Lógicamente, tenías 20 años. Ahora, nadie se creería la historia. Sabes que no es tan fácil.

La empresa y la relación de pareja "de los 20 años" es muy similar. Con alguna diferencia evidente: somos independientes relativamente y como tales, no pagamos a otros para que observen y nos guien en la relación, no nos "pagan" por estar enamorados ni tenemos que fichar....etc

Pero es evidente que muchas empresas están obsesionadas con la contratación de personas y hacer la empresa "atractiva". Ofrecen a recién licenciados un paraíso que no es tal, siguen cortejando a los de más experiencia ofreciéndoles más especie o más dinero. Qué más da. Tienen la mentalidad de las parejas de 20 años. Y así han seguido durante mucho tiempo. Pero ahora ya no vale. Ahora se sabe que el cuento no suele acabar bien. Y encima, está mal contado.

Un bonus, un beneficio social más, unos días más de vacaciones, etc.... son fácilmente ofrecidos por todas las empresas. Se han convertido, en muchos casos, en commodities. No hay diferencia en las ofertas. Incluso si las hay, la empresa puede siempre llegar a igualar a su competidora. Entonces, ¿dónde está la posibilidad de retención del talento? ¿Como consigo que mi novia de 20 años siga conmigo más tiempo?

La diferenciación está en la motivación y en la constancia. No se trata sólo de trabajar, se trata de participar, de ser protagonista de tu propio esfuerzo, de ser valorado como persona, de ser integrante absoluto de un proyecto, de poder tener voz en la decisión. Nadie se conforma con ser " la parte pasiva de la pareja". La relación es de igual a igual.

En los próximos años veremos una auténtica falta de personal motivado y experimientado en las empresas. Trabajadores innovadores, participativos. Y no se consiguen "enamorándoles a los 20 años". No. Se acabó la historia. El final del cuento se los saben todos. Todos nos lo sabemos.

Quieren ser partes del todo. Partícipes de la estrategia, incitadores de nuevas ideas, empezadores de nuestro propio proyecto, colaboradores, free agents, quierne ser escuchados realmente. Quieren tener una relación abierta donde marquemos nuestro terreno. Quieren ser valorados, no utilizados. Quieren un amor compartido, de tú a tú.



Y si tu empresa sigue intentando ligarnos con canciones del tipo "Amo a Laura", mas vale que escuchen a Julieta Venegas:

"Porque no supiste entender a mi corazón,
lo que había en él.
Porque no tuviste el valor de ver quien soy
porque no escuchas lo que esta tan cerca de ti
sí el ruido de afuera
y yo que estoy a un lado desaparezco para ti

No voy a llorar y decir que no merezco esto
porque es probable que lo merezco
pero no lo quiero por eso me voy
que lastima pero adios
me despido de ti y me voy
que lastima pero adios
me despido de ti.

Porque se que me espera algo mejor
alguien que sepa darme amor
de ese que endulza la sal
y hace que salga el sol
yo que pense nunca me iré de ti
que es amor del bueno de toda la vida
pero hoy entendí que no hay suficiente para los dos ......."


¿Es tan difícil?¿Ya sabes como retener talento?


8 Comentarios:

Andres dijo...

Es buenísimo. Este es el típico post que me hubiese gustado escribir a mi.

Dioni Nespral dijo...

Gracias Andrés. La verdad es que algo se me habrá contagiado de leerte tanto.....;-)

Anónimo dijo...

Muy bueno el articulo, y muy cierto todo lo que escribes.
Por cierto el anuncio de "Amor a Laura" lo ideo uno de mis colaboradores y pego fuerte :))

Un saludo Andrés!
José Parra

Dioni Nespral dijo...

Gracias José

Realmente muchos departamentos de RRHh tienen que cambiar su chip y entender que en el futuro, incluso ya, las personas están revolucionando el concepto. Pensabamos que a los 40 estaríamos plenamente desarrollados y te das cuenta que no, que queremos hacerlo de otra forma.

Saludos

Miguel Ángel López Trujillo dijo...

Te añado algo más Dioni. Si en nuestro entorno hay un auge de los "freelance" o de las "marcas personales" es porque a las personas con inquietud y ambiciones nos empujan a montárnoslo por nuestra cuenta. Nosotros no encontramos empresas donde nos dejen desarrollarnos (y en mi caso ni he encontrado lo más básico, una empresa que me pague más de mil euros), y las empresas no tienen cojones para tener empleados que se salgan de los esquemas y funciones tradicionales.

En resumen: estoy solo porque no me dejan estar acompañado.

Dioni Nespral dijo...

Gracias por el comentario Miguel Angel. Sé que muchas empresas rechazan el talento. No por no querer tenerlo, sino por no saber manejarlo.

César Calderón dijo...

Participación en los procesos de toma de decisiones, Relaciones horizontales, compatibilizacion con la vida familiar.

Eso vale más que (casi) todos los bonus :)

Dioni Nespral dijo...

Exacto César. Y sobretodo, que a cada uno nos motiva algo diferente. Y a los innovadores o revolucionarios o simplemente a los que son "dinámicos", nos mueve la participación y la consideración. Otros empleados, más de estructura, son para los que sus motivaciones se cubren con otros extras más genéricos. Pero te puedo asegurar que la inmensa mayoría se conforma con una buena relación y un respeto.

Un placer verte por el blog!!