La No-Innovación


Llevaba un periodo de tiempo dándole vueltas a este concepto. Existen multiples informaciones sobre lo que "no es innovación". Carballo suele proponer a menudo información muy relevante sobre estos aspectos.

Muchos intentamos desde hace tiempo la famosa incitación hacia la "innovación eficiente", o enlazar proyectos de innovación con su implementación, determinando así que si no hay implantación, no hay innovación. Harvard BR, Search Inside, entre otros muchos lugares de recomendación para leer. Tom Peters, Godin, Future Lab, Kawasaki, son recomendables también. Quizás, quien mejor lo escenifica es IBM con su excepcional serie de "Stop talking, Start doing".





Sin embargo, y siguiendo la estela de El Libro negro del emprendedor, de Fernando Trias de Bes, creo que existe la posibilidad de crear un listado de lo que hay que no-hay-que-hacer a la hora de innovar. Digamos que una especie de "Enemigos de la innovación".

El otro dia presenté en Asturias, en el Dia del Emprendedor ( aún pendiente la entrada referente al encuentro), los primeros ejemplos de una lista que tiene que ser limada, aumentada, o reducida. Nunca se sabe.

Muchas veces he comentado que la innovación no es ya solamente tecnológica, sino que tiende a ser la innovación empresarial, de formas de gestión la que realmente va a diferenciar nuestros productos y formas de hacer negocios. Es por tanto, fundamental establecer unas bases de organización abierta en las empresas e instituciones. Y por ello, la primera lista de "enemigos" viene aquí en forma de verbos que deben ser evitados:

1.- Ocultar: información y asteriscos no se llevan bien. No sólo hacia fuera sino también como comunicación interna.

2.- Reclutar: esto no es un éjército. Todos somos personas. Y diversas, lo que enriquece la posibilidad de crear.

3.- Re-Re-Reunir: uno de los deportes nacionales. Concepto que limita por su estructura, función y desarrollo, el espíritu de equipo y colaboración. Hoy no existen reuniones, sino diálogos abiertos con contenidos prácticos, y limitados en tiempo, pero ilimitando su espacio.

4.-Discriminar: por razón de sexo, cargo, experiencia, título, confianza. Todo proyecto innovador necesita una participación por iguales.

5.-Reducir: segundo deporte nacional. "Si reducimos, somos innovadores eficientemente", dicen. No, y mil veces no.

6.-Hiperplanificar: En esto, los No-innovadores son especialistas. Planificando lo no planificable. Un ejercicio de control que lleva a la ralentización de las oportunidades. En un mundo dinámico, todas las herramientas deben de serlo.

7.-Controlar: suele ser una resultante conjunta de "reclutar" y "discriminar". Se suele hacer en demasía, lo que limita totalmente la capacidad de creación individual, de "pensar out of the box". Es el freno de mano de toda empresa no innovadora que se precie.

8.-Precipitar (se): Dícese de un alto porcentaje de empresas y personas que después de asistir a un curso, charla o leer un artículo deciden "ser innovadores" de golpe y porrazo. No. La innovación tiene su "tempo" y necesita de una implantación previa en el "terreno de juego" y en los "jugadores". Tiene que ser constante, consistente y coherente en su globalidad.

Por ahora, le doy vueltas a otras 7 opciones, pero estoy abierto a comentarios y aportaciones.

¿No-innovamos?


2 Comentarios:

Alorza dijo...

Me gusta tu lista, Dioni.

No hace falta que sea mucho más larga, sino aplicarnos a corregir estos puntos negros.

Senior Manager dijo...

Hola Dioni, la lista está bastante bien. No obstante y con tu permiso yo le agregaría dos más...

Adicionar: Muchos piensan que innovar es tomar algo ya existente y adicionarle algo para que parezca nuevo. Innovar es hacer algo nuevo totalmente y las adiciones no cuentan.

Copiar/Repetir: Este va en la misma línea que el anterior, sólo que es más peligroso pues se basa en maquillar algo existente para que parezca nuevo. Las réplicas de corte innovador son muy comunes hoy en día sobre todo con la ayuda de la publicidad.

Slts
SM