¿Tienes una Estrategia?


Es una pregunta fácil. De acuerdo, muy fácil. Y quizás la respuesta también. Sin embargo, me gusta formularla de otra forma:


¿Cuánto tiempo efectivo y organizado le dedicas en tu empresa a la estrategia?.


Y estoy seguro que en este caso, la respuesta ni es tan sencilla ni es probable que inviertas mucho tiempo en ello. Pero, ¿Es realmente importante? Sin duda, sí.

La razón de lo vital de la estrategia, hay que buscarla en el futuro más cercano. Tras escuchar una y otra vez las "previsiones" fatalistas o no, lo que es relativamente evidente es que habrá un ligero paro a nivel global y un acusado retroceso en el consumo. De alguna u otra forma, afectará a las empresas en general y a determinados mercados en particular. Pero el mundo no se para, no.

Se seguirán vendiendo coches, seguiremos comprando ordenadores y continuaremos gastando dinero en adquirir bienes necesarios y otros no tan necesarios. Los estados seguirán construyendo carreteras y líneas de alta velocidad y el mundo avanzará, como no puede ser de otro modo.

Sin embargo, algunos sectores se están reinventando. No estamos ante un simple cambio, una modificación de los mercados. Las empresas medianas, las micro-empresas y los trabajadores "por proyecto", van a reivindicar su papel. En los próximos años, el empuje en esto será absoluto.

Y vencerán los estrategas, los que tengan claro su oferta, su diferencia, su estructura acorde con su concepto. Venceran los que se estén adaptando ya al futuro, los que estén revolucionando su estrategia hacia lo dinámico. Ellos están viendo huecos donde tú ves un muro.

Es tiempo de pararse. Pensar: ¿Qué estoy ofreciendo, que se adapte a los cambios que se avecinan? ¿ Cómo puedo adaptar toda mi empresa, mis objetivos y mis acciones a la nueva situación? ¿ Se puede hacer algo diferente a lo que hago hoy?

Estudia el terreno, traza tu diferencia y sobre ésta, reinventa tu estrategia. Es muy probable, que seas de los ganadores. Si en todo caso, quieres poner al día tu estrategia, no dudes en ponerte en contacto conmigo en:

business-time (arroba) nespral(punto)com



Incluyo una pequeña encuesta en el lateral del blog para poder tener una ligera idea.


ACTUALIZACIÓN:

Rafa, me hace un excelente comentario al post y utilizando su símil, podríamos resumir:


Si estamos convencidos que la estrategia es el timón, no es lógico que éste permanezca siempre en la misma posición. Es normal modificarlo y desde ahí manejar el resto del barco y al equipo para retomar el camino ante las adversidades. Por tanto, si hace tiempo que tu estrategia está en modeo de "piloto automático", más vale que corras a revisarla antes que .......


2 Comentarios:

Rafa dijo...

Muy buena la forma de plantear la pregunta. En nuestra compañía, si preguntas a la alta dirección, la respuesta a la primera sería SIIIIII (el resto del comité quizás no somos tan optimistas). Pero la respuesta a la segunda dejaría en evidencia la validez de la primera respuesta.

Y, sobre todo, hay mucho que hacer despues de reinventar tu estrategia: Síguela. Verifica que estás en ello. Corrige. Mejora. No vale "hacer un powerpoint" y revisarlo un año despues. Según el sector será cada trimestre o cada mes o cada semana, pero revisa tus puntos de partida y tus previsiones. Seguro que algo ha cambiado.

Una imagen sobre esto de alguién que no tiene ni idea de vela: en la Copa América, cuando esos enormes veleros decían el nuevo rumbo o hacían un giro. Esos segundos en que todos trabajan a tope pero el barco está casi parado. De repente, el viraje, las velas hinchadas y el barco sale disparado con nuevo rumbo. Bastante parecido, ¿no?.

Dioni Nespral dijo...

Exacto Rafa. La estrategia ha dejado de ser "clasica" para ser dinámica. No tiene sentido ir "contra corriente".

siguiendo tu simil, fantastico, el barco necesita una estrategia antes de la carrera y ser capaz de adaptarla a las circunstancias y enfilar el nuevo rumbo.

sin embargo me temo que en muchos comités seguirán confundiendo la visión con lo que tu comentas.

lo que se necesita es adaptabilidad y flexibilidad. Siempre comento lo mismo:

Si la estrategia es sin duda el timón, ¿por qué te olvidas de él en cuanto lo pones en modo "automático?

Gracias, Rafa, quízás ponga una actualización por tu comentario.