Doctor, ¿ Qué me pasa?


Parece algo ligado de por vida a nuestra forma de actuar ante las molestias o enfermedades: Nos preocupamos sólo cuando las cosas ya no parecen tener una solución en nuestras manos y el dolor o la incomodidad no son controlables.

Una de las reacciones más normales de un médico es comentarnos que la enfermedad no sólo deriva de una sola causa, sino que es consecuencia de diversas reacciones causa-efecto proporcionadas por los malos, o no recomendados, hábitos además de por la cabezonería de esperar que las cosas se resuelvan "por si solas".

Esto no sólo ocurre en el campo de la medicina. También en las empresas. Y mucho. Y como en la enfermedad, los remedios no son de un día para otro. Y por supuesto, los milagros, los mínimos.

En la consulta, el profesional nos dicta una serie de recomendaciones básicas para no seguir teniendo molestias a corto, medio y largo plazo. Todos buscamos el corto. Rápido que duele. Algunos puede que sea tan repetitivo el dolor, que decidan aceptar los consejos de una mejor base y tomar algunas cartas en el asunto para aliviarse durante un periodo intermedio. Y muy pocos llevarán a cabo las recomendaciones para mitigar o hacer desaparecer las molestias durante un largo periodo de tiempo. Y suelen ser recomendaciones de sentido común.

Adjunto un pequeño párrafo de un estudio realizado por El Doctor Antonio Iniesta:

El fallo de los pacientes en cumplir las instrucciones del medico para tratar su enfermedad, se ha considerado como un problema importante en la atención sanitaria que tiene una repercusión considerable en la salud del paciente y en el coste de los servicios sanitarios. Miles de investigadores produciendo más de 15.000 trabajos publicados, han intentado describir y comprender el incumplimiento. Los investigadores han medido el grado en que los pacientes no obedecen las prescripciones del médico y sugieren un rango de soluciones que incluyen, como mejorar las relaciones médico-paciente, o dispositivos para recordar a los pacientes cuando tomar sus medicamentos. Sin embargo su influencia a sido pequeña o nula, ya que entre un tercio y una mitad de todos los pacientes siguen sin cumplir sus tratamientos.


Lo mismo ocurre en las empresas. ¿Cuántas veces hemos escuchado a empresarios o ejecutivos quejarse? todos los días. ¿Cuántas de esas quejas tienen como fondo los malos hábitos? ¿No son consecuencia de la dejadez en pensar que el problema "se solucionará sólo"?

En muchas ocasiones he escuchado en cursos de venta o en formación sobre estrategia o innovación. Incluso con el Business Time, que todo eso:

1.- Ya lo sé, o lo he estudiado o ya me lo han contado....

2.- Es puro sentido común. No veo nada innovador.

3.- No lo entiendes, es que no tienes razón. Yo sí.

4.- No creo que estas cosas se puedan hacer.

5.- A mi lo que me interesa es solucionarlo YA. mañana. No me hables del largo plazo.

6.- ¿Me garantizas que mejoraré?

7.- El problema no soy yo, son los demás que no me entienden.

8.- ¿Esto va a durar mucho? Tengo cosas que hacer.

9.- Mis empleados no van a hacer eso.

10.- Es muy fácil decirlo, pero el día a día no deja hacerlo.

Mis respuestas, mentales, siempre han sido:

1.- Sí, lo has estudiado, pero NO LO HAS APRENDIDO.

2.- Muchas veces, lo innovador es APLICAR EL SENTIDO COMUN.

3.- Bien, la razón es personal. Pero, ¿TE FUNCIONA?

4.- ¿Lo has intentado?

5.- Ya, y yo también quisiera todo ya, pero no intentes arreglar en un dia lo que no has hecho bien en 3 años...o en 10.

6.- ¿Me garantizas que harás todo lo que te recomiendo? ¿cuántas veces le has prometido al médico que te pondrás a dieta, dejarás de fumar, harás ejercicio y no comerás grasas?

7.- La comunicación bidireccional no es cuestión de un día. Se gestiona momento a momento.

8.- Si. Va a durar. Y es probable que te vayas de todas formas....

9.- Bien, si tus empleados no te siguen, reflexiona tu politica de gestión de personas. Son personas, no empleados.

10.- Exacto. Nunca dije que fuera fácil.



Ah, ¿ Qué es todo sentido común? Ya lo sé. Pero es así.


A los que quieran cambiar el rumbo de sus empresas, tomar decisiones, incrementar sus ventas, ahorrar costes, liderar el futuro, en definitiva, a "curarse", les recomiendo que no dejen para "el lunes" o "el año que viene", lo que pueden hacer hoy.

Muchas de las soluciones a ¿Por qué no vendo?, ¿Por qué no puedo avanzar como empresa? y otras similares, no tienen una única respuesta. Es un compendio de factores, desde estrategia, personas, acciones, innovación hasta comunicación y procesos. Y establecer esa red coherente y consistente -IE, Instituto de Empresa "best advice" en mi opinión- tiene un responsable: tú mismo.

Como complemento a esta entrada, recomendaría la lectura de uno de los mejores libros sobre management: "Execution, the discipline of getting things done" de Larry Bossidy y Ram Charan.


2 Comentarios:

Gesmida dijo...

Realmente no me extraña que sea el artículo que más te gusta de los que has escrito. No me sorprende nada, como lo que se dice en él, y lo que viene a demostrar es la certeza que yo ya tenía: no quieren que les digas cómo mejorar, sólo que les pongas la fórmula milagrosa para que todo salga maravillosamente mientras no tienen que hacer ningún esfuerzo a cambio. Y el empleado es un número, que no se me quejen que bastante les doy ya. Qué prepotencia, qué ignorancia. Así nos va.

Dioni Nespral dijo...

Gracias Gesmida por tu opinion. En efecto, en muchas ocasiones, no hay una aplicación sencilla: El sentido comun que suele ir acompañado de una autocrítica.

saludos