Reflexionando en voz alta



Leo en Expansión y Empleo un articulo de José Manuel Casado, al que hace poco pude escuchar en un interesantísimo taller organizado por el Instituto de Empresa para el programa MET, que entre otras cosas interesantes, afirma:


" El 83% de los empleados están activamente buscando otro trabajo "


Las personas son, sin duda, el motor de la empresa. Su valor, como fuerza individual y como conjunto con sus sinergias, proporciona el eslabón perfecto para el funcionamiento de la cadena de la innovación. Las personas encierran en sus manos la imaginación de lo nuevo, del futuro. Si las empresas lo saben, si lo dicen todas, ¿ Por qué rompen el ciclo dinámico ?

Muchas empresas confunden a las personas con recursos humanos, elementos con repetición tomados de uno en uno. Cinco sentidos a disposición de la empresa. Cuando uno falla, se reemplaza, a ser posible por un elemento más económico.

Es el principio del fin. La base son las personas. Si la empresa no se asienta en esa base sólida y creciente, lo mejor es revisar lo que se está haciendo y volver a construir la casa por los cimientos, porque si no, acabará derrumbándose.

Y en vuestra empresa ¿Cuántos conocéis que estén ACTIVAMENTE buscando trabajo?


5 Comentarios:

Jorge Ontalba dijo...

Con relación a tu post, añadiré que creo que unos de los mayores fracasos de una empresa es perder o dejar salir empleados formados.

Un empleado formado tiene un gran valor potencial en el mercado laboral, sobre todo si permanece en el mismo sector.

Luego llegan los arrepentimientos cuando los directores ejecutivos de turno comprueban que sus ex-empleados ocupan cargos en empresas que son competencia del mismo sector.

Saludos.
Jorge Ontalba

Antonio España dijo...

Dioni,

Y digo yo, ¿qué es la empresa?

Yo creo que la empresa no tiene manos para encerrar ningún futuro, las tienen las personas que trabajan en ellas, incluido el CEO y hasta el dueño.

Las empresas no saben nada, quienes saben son las personas que en ellas trabajan.

Y lo peor, no son las empresas las que confunden las personas con recursos, no tienen capacidad para ello. Son, somos, las personas las que confunden,confundimos las personas con recursos.

Las empresas no matan la innovación, no tienen armas para hacerlo. Somo las personas las que nos la cargamos.

Esto es lo que hay que entender, los que desempeñan cargos directivos en las empresas pero también quienes están en la base de las operaciones, las ventas, la administración, etc.

Lo que quiero decir con esto, que no es una crítica a tu entrada sino una reflexión motivada por ella, es que he visto muchas veces a personas de talento esconderse detrás de la empresa. Gente que estaba abajo en la pirámide y también arriba. Y la empresa somos las personas. ¿O no? ¿Acaso es que nos escondemos unos detrás de otros?

Por cierto, de ser cierta esta estadística, la empresa misma está buscando activamente un nuevo empleo... ;-)

Saludos,
Antonio.

Dioni F. Nespral dijo...

Jorge

Efectivamene, el problema se agrava cuando la persona está formada y preparada para nuevos retos. La escasez de incentivos a la innovación o la mejora del entorno, hace que las personas se movilicen hacia otras organizaciones.

Dioni F. Nespral dijo...

Antonio, que bueno pasarte por aquí.

Me parece muy acertada tu reflexión, y la comparto 100%. Me intento explicar.

Cuando hablo de personas, hablo de TODAS las personas, desde la cúspide a la base. Todas tienen influencia, unas más directamente y otras implicitamente. Al directivo medio le puede interesar conceptos de innovación jerárquica o innovación empresarial que no es compartida por otras personas entre sus superiores o dentro de su equipo. Este directivo medio probablemente abandone esa empresa. De igual forma podemos pensar hasta el último gran ejecutivo. Por tanto, tienes toda la razón al afirmar que son las personas las que matan la innovación o las que la provocan.

Sin embargo hay un componente general que debe ser implementado en la organización o empresa. Llámale espíritu, la sangre o algo similar. Si ese componente no está en la estructura, se producen las consecuencias que hablabamos.

Y aun siendo verdad que las personas somos la clave, el entorno es un componente básico de la innovación. Y si éste no es el adecuado, y eso es por culpa de "la empresa u organización" en su globalidad, las personas que pueden transformar el presente y liderar el futuro buscaran otro lugar.

Las empresas no matan la innovación, pero son las que la facilitan o no.

Dioni

Mr.Onüff dijo...

Hola Dioni, estoy completamente de acuerdo con tu opinión. Y como decís varios de vosotros las decisiones las toman las personas.
Pero curiosamente existe personas que si se "escudan" en eso que parece un "ente" y que llamamos empresa. No hace mucho, tenía un compañero director de producción de la empresa en la que trabajaba, yo llevaba el departamento de diseño y desarrollo y tenía largas conversaciones con él sobre temas de productividad y de como incentivar a la gente. Cada día me sorprendía más, cada día era más, y con perdón, incompetente. Y no porque no hiciera su trabajo, lo hacía, tan bien que parecía un robot. A mi me dejaban anonadado las decisiones que tomaba, con tan poco respeto hacia las personas.Yo se lo recriminaba. ¿Sabeis cual era la respuesta? que tenía que defender su puesto de trabajo !defender¡ ¿defender de que? Estaba alienado jejej no se en que realidad vivía pero estaba totalmente programado, mis exjefes lo hicieron bien, eso decían, casualmente conmigo no pudieron. Me es totalmente imposible dejar de pensar, de innovar y de hacerme preguntas. No entenderé como algunos empresarios dejan salir talento de sus empresas solo por no aceptar que hacen las cosas mal, y sobre todo nunca entenderé a esas personas que no se plantean lo que se les dice, ni si esta bien, ni si esta mal, ni si se puede mejorar. Lamentablemente como en el post dices cada día hay mas gente quemada en sus puestos de trabajo.
Quizás sea ese el problema de algunos.
Por mi experiencia,la gente no cambia, algunos nos hacemos estas preguntas desde que casi tenemos uso de razón, otros de repente tienen un "despertar", y mejoran.
Espero que un futuro no muy lejano
despierten algunas personas más.