Innovación política


Este es un post continuación del anterior "Política y red. Un espectáculo en la distancia".

Desde la observación exterior, siempre he considerado muy estático el sistema político en general y la forma de hacer política de nuestros partidos políticos en particular. En una sociedad, supuestamente avanzada, en un entorno cambiante a marchas inimaginables, la política se encuentra en una situación de "comodidad" en la distancia.

Sin embargo, empiezan a aparecer elementos de preocupación. Por un lado, los partidos mayoritarios temen un distanciamiento cada vez mayor de sus votantes y una separación total de aquellos indecisos que cada vez los miran menos y no comulgan con las ideas "grupales", sino que son defensores de una convivencia común, pero de pensamiento individual. La persona, es cada vez más protagonista y busca otros entornos donde potenciar su idea, actividad u organización.

Estas personas son ahora mismo el enfoque principal de los políticos. No sólo por el voto necesario sino por el efecto que sus iniciativas puedan tener en un mundo donde la comunicación y la interconectividad de las personas es brutal. Y en este tablero, las piezas se mueven de forma diversa y no tradicional. Adaptarse a este nuevo juego implica una renovación total de conceptos "cómodos" y seguros fuertemente establecidos. Es abrir paso a una innovación política. Y es posible. Vamos con 9 propuestas:

- Las mayorías absolutas son problemáticas. Deberían darse "comodines de poder". El partido que gobierna tendrá, por decir un número, 5 votos de poder para utiliar en momentos donde no haya acuerdo con al menos el 70 % de los representantes. (% medido por votos nacionales y mínimo para aprobar una ley). El resto tendrá también comodines en menor número y podrá utilizarlos para tener más poder en ciertas leyes. Así, siempre un partido minoritario puede sacar leyes y no depender de la mayoría tan absoluta. Otras opciones existen ya estudiadas para limitar el poder de la apisonadora y dejar opciones a otras iniciativas. Primará el consenso y rebajará la polémica. Ellos nos tienen que dar ejemplo de consenso y debido a la diversidad existente, un consenso del 70 % de los votos de los ciudadanos es aceptable.

- Fomentar el voto particular por internet. Dar tu voto a un partido no significa dar toda tu opinión. De esta forma podemos decidir sobre cuestiones que nos preocupan y que no coinciden necesariamente con las ideas y preocupaciones de los partidos.

- Las cuentas públicas totalmente transparentes. Nunca he entendido por qué no se dice más claramente, hasta el último detalle, el coste de ceremonias, celebraciones, inauguraciones, etc. Seguramente, con una votación por internet, serían descartados. Y el dinero, mejor utilizado. Es elevar al ciudadano al protagonismo.

- Los datos consensuados. Se debe de evitar interpretarlos de forma arbitraria. Simplemente se publican. Lo demás, es demagogia.

- Nunca hablar mal del contrario como argumento. Si quieres convencer, explica tu proyecto, no digas que los demás lo han hecho mal. No interesa. Explica tu idea. Esto no es una pelea de anuncios de zumos de naranja.

- Las propuestas electorales claras, sencillas y publicadas con responsable y fecha de ejecución ante un organismo que vele por su cumplimiento. Si no se cumplen, se produce el cese automático de aquellos que han sido responsabilizados para llevarla a cabo.

- Igualdad en el trato políticos vs ciudadanos. Todos somos iguales. Ante la ley y la sociedad. No puede haber privilegios en pensiones, jornadas laborables, etc.

- Modificación de los procesos electorales, Cuatro años no es un periodo suficiente. Entre que llega un gobierno, se asienta y se retira, queda poco tiempo real de trabajo. Cinco años es una mejor cifra.

- La permanencia en el poder de una persona no debe superar las dos legislaturas (10 años). Sea el puesto que sea.

Y son 9, que podrían ser 10 ó 100. Simplemente, aquí se reflejan las ideas que pueden producir la innovación política no en cuestiones concretas, sino en conceptos que afecten a lo general.

Y terminando, que es gerundio y todo, incuida la política, tiene un fin.

Foto: extraída de la página www.creatividadquimica.com.ar


2 Comentarios:

José María dijo...

Pareciéndome bien todas las propuestas, vamos, no sólo bien, innovadoras, rompedoras, evolucionadas... hay una cuestión que me preocupa.
El modelo actual es un modelo de partido en el que prima el voto de rebaño frente a la conciencia individual y desgraciadamente cuando alguien se aparta del rebaño no suele ser por una cuestión de conciencia, sino de cartera o de rencor.
La participación ciudadana y la ciberdemocracia podrían ser una respuesta, pero...
1) Cómo resolver las situaciones de bloqueo, por debajo del 70% de consenso cuando se dan más veces que el número de comodines de poder?
2) Cómo resolver el tema de la toma de decisiones necesarias, pero impopulares?
3) Cómo evitar desembocar en la táctica del "café con leche para todos" cuando lo realmente útil sería, unas veces café, y otras veces leche.
4) Cómo evitar caer en una atracción del voto ciudadano basada en el marketing publicitario, y no en convencer con argumentos.

...

En fin, se que estas cosas tienen solución, no las he citado como barreras insalvable, sino como elementos para un debate en los comentarios. Adelanto que para mí todo pasa por:
1) Formación: una formación básica en "dialéctica" y en "espíritu crítico" de todos los ciudadanos (libre albedrío).
2) Eliminar como tal el poder asignado a los partidos políticos en cuanto a la elaboración de las listas electorales. (Yo desearía poder evitar dar poder a determinados incomptentes, aunque pertenezcan a mi mismo partido político).

Dioni F. Nespral dijo...

Jose maria, de nuevo me pngo el traje de faena para contestar tus preguntas, siempre adecuadas,.


1.- En principio, la obligación lleva al consenso. nos sorprenderiamos al conocer la cantidad de leyes que difieren en uno o dos puntos por parte de cada partido.

Cuando se le acaben los comodines al partido del poder, la oposicion puede lanzar otras leyes.

2.- yo creo que si aceptamos la transsparencia, no cabe lo impopular, es lo que se defiende aqui. La trasnparencia aporta un valor real a la democracia.

3.- Yo creo que la realidad compartida hara frenar estas tácticas.

4.- Yo pienso que ahora es más el mensaje y el marketing publicitario que el argumento y que con la apertura habrá más información y profundidad que en el momento actual.