Mis últimas lecturas (2)


Como comenté ya hace tiempo, me gusta leer y aunque cada vez tengo menos tiempo, lo intento seguir haciendo. La lectura permite sumergirse en mundos diferentes, estimulando la creatividad y a la vez disfrutar de un momento de intimidad entre el libro y uno mismo.

Siempre suelo mezclar algún libro de gestión con novela y alguno que específicamente me haga pensar. Y cada vez más, excepto los de novela, los leo intermezclándolos. Leo una parte de uno, empiezo otro, recupero un tercero. Y así hasta que un determinado día, uno me atrapa y ya no lo suelto hasta terminarlo.

Quizás sea por esa forma de leer que cada vez pierdo más información o es posible que no retengo con tanta claridad las ideas. Esto me lleva a subrayar y anotar a un lado las ideas que quiero conservar. Las últimas lecturas de gestión son un bosque de árboles al que le han salido infinitas ramas de color amarillo en forma de post-its.

Las lecturas que recomiendo y me han atrapado últimamente son:

La fuerza del optimismo- de Luis Rojas Marcos. Es una excelente estimulación para cuando no pienses que las cosas tienen siempre una visión positiva. Editorial Santillana.

El niño con el pijama de rayas- de John Boyne. La amistad por encima de las situaciones. Se lee de un tirón y estimula la sensibilidad, pero me ha dejado un poco frío. Editorial Salamandra.

Ideas para profesionales que piensan.- de Edward de Bono. No es tan práctico como otros de Bono, pero tiene joyas escondidas. Editorial Paidós Plural.

El cisne negro- de Nassim Nicholas Taleb. El libro de moda. Si estás en management y en el mundo de la innovación, es un "must have" de tu colección. Es intenso. Editorial Paidós.

Que lo leáis bien...

Fotografía: Libro y Tiempo. Por Dioni Nespral. Febrero 2008.


1 Comentario:

Senior Manager: dijo...

Es verdad lo que apuntas sobre el tiempo, yo sólo puedo leer al mediodía y algo en la noche antes de ir a la cama y así paso casi un mes para leer un libro, también intercalo gestión con otros temas y el último que leí fue el del pijama de rayas...el final fue sencillamente brutal.